La atención sociosanitaria a personas dependientes

La atención sociosanitaria a personas dependientes

Existen personas que han perdido o no han desarrollado suficientemente las habilidades necesarias para realizar las actividades diarias de manera totalmente autónoma. Estas personas necesitan algún tipo de supervisión o ayuda, que puede ser proporcionada por diferentes tipos de instituciones sociales. Por este motivo, hacen falta profesionales capaces de dar respuesta a sus necesidades, por lo que es necesaria la formación en atención sociosanitaria a personas dependientes.

¿Qué es la atención sociosanitaria a personas dependientes?

La atención sociosanitaria incluye diversos tipos de actuación según las necesidades.

Una persona es dependiente cuando ha perdido o reducido sus capacidades para llevar una vida autónoma.

Por ello, estas personas necesitan atención, cuidados, apoyo o supervisión de otras personas, para realizar las actividades diarias o tener una vida lo más autónoma posible.

Las personas dependientes tienen discapacidad intelectual, alguna enfermedad neurodegenerativa, discapacidad física, sensorial o algún problema psiquiátrico. También se incluyen las personas de edad avanzada o salud delicada.

Así, el objetivo no solo es paliar posibles déficits, sino también maximizar las fortalezas de la persona atendida.

 

Instituciones para atender a personas dependientes

Servicio de prevención de situaciones de dependencia

Son dispositivos con el objetivo de prevenir o disminuir las situaciones de dependencia o el empeoramiento de las personas en riesgo. Se trabaja con personas que aun no tienen una situación de dependencia o se busca que ésta no los limite más para tener una cierta autonomía.

Hospitales y centros de día

Proporcionan una atención completa a los usuarios para incrementar o mantener su autonomía, participación social y calidad de vida.

La labor de estos centros incluye medidas de rehabilitación, restauración o compensación de funciones, orientación y asesoramiento, facilitar la vinculación social y familiar, favorecer hábitos saludables, realizar un control de la situación y proporcionar apoyo al usuario y su entorno.

 

Centros de atención residencial

Este centro ofrece una atención sociosanitaria integral a personas ingresadas en el mismo, en el cual viven de manera permanente o temporal.

Los usuarios realizan diferentes actividades, talleres o terapias que permiten mejorar o preservar su autonomía, capacidades y socialización.

 

Otros tipos de servicios

También existen otros tipos de servicio asistencial, como el servicio de teleasistencia o la ayuda a domicilio. Asimismo, podemos encontrar servicios dentro de la salud pública, como las unidades de alta dependencia psiquiátrica, neuropsiquiatría o psicogeriatría.

 

Grado de dependencia y necesidades

Para ofrecer una atención de calidad, es necesario que un profesional valore al sujeto, a través de cuestionarios, la observación del sujeto e informes de su situación. Con ello, se obtendrá una puntuación en el Baremo de Valoración de la Dependencia, que determinará el grado de dependencia.

Se analizan las actividades básicas de la vida diaria: nutrición, higiene, sueño, control de esfínteres, movilidad y desplazamiento, tareas domésticas, toma de decisiones. También se tiene en cuenta si se precisa de ayuda o guía externa para realizar dichas acciones.

En base al baremo, podemos obtener tres tipos de dependencia:

  • Moderada o de Grado I, en la que el sujeto necesita alguna ayuda puntual.
  • Severa o de Grado II en la que, aunque no se necesita un cuidador permanente, es necesaria la ayuda varias veces al día para realizar determinadas actividades.
  • Gran dependencia o de Grado III, en la que el sujeto necesita de un cuidador, supervisión o ayuda continuada.

 

Actuación de los Profesionales implicados

El cuidado de una persona dependiente requiere la colaboración de distintos profesionales cualificados, que deben coordinar su actuación para ofrecer una atención integral.

Los profesionales deben proporcionar una asistencia para que el sujeto realice las actividades básicas. Todo ello dirigido tanto al sujeto como a su entorno, para afrontar dificultades y mejorar su vida.

También se incluyen terapias y actividades para mejorar la funcionalidad, la salud, la prevención de daños, la gestión del estrés o las emociones, o la participación social.

Todo ello siempre conservando la dignidad, la confidencialidad y el respeto. Esto genera un ambiente cálido y confortable, con el que se busca el máximo beneficio para el sujeto.

 

Trabajar en la atención sociosanitaria es todo un reto, pero también es apasionante. Nuestro curso de Atención Sociosanitaria, te proporcionará la titulación y te ayudará a conseguir el trabajo que deseas. Contacta con nosotros para saber las próximas convocatorias.

 

Si crees que a alguien le puede interesar, ¡compártelo!