Actividades y funciones de un almacén

Actividades y funciones de un almacén

El almacén es el lugar o edificio donde se almacenan la mercancías o materiales y donde, en ocasiones, se venden productos al por mayor. Por este motivo, existen puestos de trabajo muy demandados para trabajar en un almacén.

En este artículo, explicaremos aspectos importantes como las funciones del almacén, los tipos, su planificación y su ubicación. 

¿Cuáles son las actividades y funciones de un almacén?

 Los almacenes son centros estructurados y planificados para la conservación, control y expedición de mercancías, recepción, etc. El almacén es el encargado de regular el número de existencias y el flujo de mercancías.

Las actividades principales que se realizan en los almacenes son:

 

Recepción de mercancías

Es el proceso que consiste en dar entrada a las mercancías que envían los proveedores. En este proceso, se comprueba que la mercancía coincide con la información que figura en los albaranes de entrega.

También es necesario comprobar si las cantidades, la calidad o las características de la mercancía se corresponden con el pedido.

Almacenamiento

Es la ubicación de las mercancías en las zona idóneas para que estén fácilmente localizables. Para ello, se utilizan medios fijos, como estanterías, depósitos, instalaciones o soportes, y medios de transporte interno como carretillas, elevadores o cintas transportadoras.

 

Conservación y mantenimiento

Durante el tiempo que la mercancía está almacenada, tiene que conservarse en perfecto estado. La conservación de la mercancía implica la aplicación de la legislación vigente de higiene y seguridad. Además, se aplican las normas especiales sobre mantenimiento y cuidado de cada producto.

 

Gestión y control de existencias

Es una de la funciones clave que consiste en determinar la cantidad de cada producto que se debe almacenar. Después, se debe calcular la cantidad y la frecuencia con la que se solicitará cada pedido para disminuir al máximo los costes de almacenamiento.

 

Expedición de mercancías

La expedición comienza cuando el cliente realiza el pedido, y se realiza la selección de mercancías y embalaje, así como la elección del medio de transporte.

Asimismo, en los almacenes de distribución comercial también se hacen otras operaciones como consolidación de la mercancía, división de envíos y combinación de cargas.

 

Clasificación de los almacenes

Los almacenes se pueden clasificar en función de diferentes criterios:

Según la estructura o construcción

  • Almacenes a cielo abierto.
  • Almacenes cubiertos.

Según la actividad de la empresa

  • Empresa comercial: almacén de mercancías y en algunos casos, de envases y embalajes.
  • Empresa industrial: almacén de materias primas y auxiliares, de materiales diversos y de productos terminados.

Según la función logística

  • Plataformas logísticas o almacenes centrales.
  • Almacenes de tránsito o de consolidación.
  • Almacenes regionales o de zona y locales.

Según el grado automatización

  • Convencionales.
  • Automatizados.
  • Automáticos.

Según la titularidad o propiedad

  • Propiedad.
  • Alquiler.
  • En régimen de arrendamiento financiero (leasing).

 

Planificación y ubicación de los almacenes

La empresa que necesita almacenar, puede requerir uno o varios tipos de almacenes. Primero hay que decidir si los tendrá en propiedad, alquiler o ambos casos.

El segundo paso es planificar la distribución, diseño de los espacios, los equipamientos de las instalaciones, los medios mecánicos y los recursos humanos para manipulación y almacenaje de las mercancías.

Así, el funcionamiento del almacén consiste en la gestión de los recursos y la previsión de las necesidades, para que los productos se encuentren cuándo, cuánto y dónde sean requeridos.

  • Cuando: en el momento que se necesite o llegue el pedido del centro de producción, distribución o punto de venta.
  • Cuánto: la cantidad solicitada por los clientes.
  • Dónde: el lugar de entrega solicitada por los clientes.

Para una empresa, el almacén es una pieza fundamental. Por ello, es necesaria una correcta planificación de las actividades de almacenaje y transporte, teniendo en cuenta los siguientes aspectos:

  • La ubicación y el tamaño de los centros de producción y los locales de almacenaje.
  • La previsión de la demanda y el aprovisionamiento de materiales y productos.
  • El sistema de gestión y control de los inventarios.
  • El sistema de manipulación de mercancías.
  • La organización del transporte de aprovisionamiento y distribución.
  • El procedimiento de pedido, empaquetado y protección de productos.
  • El nivel de servicio que se prestará al cliente.
  • El sistema de información entre los distintos centros o secciones.

Como podemos observar, el almacén es clave en el funcionamiento de la empresa y el control de productos. Por ello, conseguir un puesto en un almacén es tener trabajo asegurado.

Nuestro centro ofrece cursos como el de Actividades Auxiliares de almacén, Organización y Gestión de Almacén, Mozo de Almacén y Carnet de Carnet de Carretillero, que te permitirán conseguir empleo en este sector.

Si quieres trabajar en un almacén, contacta con nosotros y te informaremos de las convocatorias de los cursos.

Si crees que a alguien le puede interesar, ¡compártelo!